experiencias y reflexiones sobre los sistemas sociales

El mito es una unión o relación entre contrarios que parecen vivir disociados u opuestos entre sí. Es porque la acción económica humana genera deterioro de los servicios de los ecosistemas que necesitamos del mito del desarrollo sostenible. Es porque la articulación de la relación desde una individualidad racional y determinista nos hace egocéntricos que necesitamos del mito de la flexibilidad.

El mito funda una lógica afectivo-existencial que transcurre paralela a la lógica racional sobre la que estamos asentados en los negocios; el mito confecciona una especie de forro afectivo-existencial para un cuerpo lógico-racional.

Las empresas necesitan mitos por la función que desempeñan en estructurar o armar el subconsciente colectivo. La mayoría de los mitos planteados en las últimas décadas van destinados al individuo, al héroe moderno; y se generan para ordenar y contener la contingencia grupal. Desde la individualidad reinante en las empresas, desde esa concepción del prototipo del héroe moderno que señalo en mi anterior artículo, lo colectivo queda saldado en gran parte desde el discurso mítico, el cual cumple cuatro funciones:

  • Función de origen y de fin: la función de una causalidad mítica es la de generar un sentido fundacional, la de hacer un efecto espejo para el mundo lógico-racional. El discurso del mito tiene su estación de origen y de destino en el subconsciente individual y colectivo.

  • Función de conocimiento: el conocimiento que nos propone el mito nos sitúa en el dominio de lo absoluto y lo sagrado como antagónico a lo relativo, profano e instrumental.

  • Función de sincronismo grupal: el mito hace que lo atemporal se sincronice con lo temporal. Lo que entonces conseguimos con esa fusión o sincronismo grupal es generarnos una metáfora, una cacofonía o una traslación que mantiene una relación de analogía o de semejanza con la realidad que acontece o debería acontecer.

  •  Función religiosa: de frontera o de demarcación entre lo puro y lo impuro, el orden y el desorden, la necesidad y el azar, lo propio y lo impropio.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Just another WordPress.com site

experiencias y reflexiones sobre los sistemas sociales

experiencias y reflexiones sobre los sistemas sociales

experiencias y reflexiones sobre los sistemas sociales

experiencias y reflexiones sobre los sistemas sociales

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: